Coronavirus y asma: Una mala combinación